28 de abril de 2011

Liberty Cottage, Barcelona

- LIBERTY COTTAGE CERRADO -

Ahora hace año y medio que conozco a Ángel y Sandrine, una pareja de publicistas que un buen día decidieron estudiar cocina. Y no sólo se quedaron ahí sino que además, decidieron montar su propio local, haciéndose con una granja de toda la vida en el barrio de Gracia.

Nos conocimos en la escuela de cocina Hofmann y en poco más de un mes ya me explicaban cómo sería su proyecto, que desde el principio tuvieron bastante claro. Para ello, iniciaron unas obras que en algunos momentos les trajo de cabeza (presupuestos, permisos...) pero que terminaron convirtiendo el local en un lugar precioso donde desayunar, merendar, cenar o lo que se tercie: bocadillos de embutidos ibéricos, sandwitches vegetales, tostadas con una excelente mantequilla ecológica italiana...todo absolutamente delicioso. En cuanto al dulce, la pareja elabora galletas, muffins, cakes, tarta Bourdaloue (receta Hofmann riquísima), brownie de avellanas, pannacota....Sandrine tiene muy buena mano con los dulces.
A las 12 del mediodía comienza la batalla en la cocina del Liberty. Ángel sale de la agencia, se coloca su chaquetilla y el delantal a rayas y comienza a preparar la masa para la pasta que se servirá ese día: pasta rellena, parpadelle, fettuccini....todas ellas acompañadas por unas salsas insuperables.
El producto es 100% ecológico, desde los huevos con los que se hace la pasta o las galletas hasta la harina, las verduras, la fruta...todo está lleno de sabor en esta granja y basta probar uno de sus platos darse cuenta al instante.

La primera vez que estuve en el Liberty fue un domingo a media mañana. Veníamos de hacer una caminata de 10 kilómetros y con ganas de disfrutar de nuestro bien merecido brunch: zumo de naranja, tostadas con queso de cabra, foie con cebolla confitada y membrillo y unos huevos en cocotte que nos hicieron despertar el alma, una verdadera delicia. Como postre, un trozo de brownie elaborado por Sandrine y unas galletas de jengibre. El mejor brunch que he probado en mi vida.


El espacio invita a entrar, a sentarse y disfrutar de una buena taza de té a media tarde o de un rico cappuccino y una galleta de chocolate o un trozo de pastel de zanahorias. Es local es luminoso, grandes ventanales por donde entra la luz a raudales. El suelo de madera, alguna pared de ladrillos y una gran lámpara central elaborada con botellas recicladas. La cocina pequeñita pero con todo lo necesario para salir adelante.



Los fines de semana por la noche se organizan cenas privadas, cenas que pueden concretarse para grupos cerrados en fecha y menús convenidos y que os recomiendo que probéis.
Mucha suerte para mis amigos publicistas-chefs, se lo merecen por haber dado vida a un sitio tan genial como el Liberty Cottage.
Liberty Cottage
Milà i Fontanals, 28

Barcelona

26 de abril de 2011

Libro Recetas para el mundo

A finales de 2010, Intervida lanzó la campaña "Derecho a una buena alimentación", cuyo objetivo era concienciar y sensibilizar sobre esta problemática. Parte de esta campaña, fue un concurso celebrado a través de Facebook en el que mucha gente participó explicándonos sus recetas. El resultado ha sido Recetas para el mundo, mucho más que una recopilación de recetas y en el que se incluyen historias personales, recuerdos de la infancia y artículos relacionados con el tema.

¡Os invito a disfrutarlo!





Para descargarlo o enviarlo a tus amigos, pincha aquí.

2 de marzo de 2011

En la escuela

Un nuevo número de Whole Kitchen, compartiendo mis experiencias en un largo aprendizaje.

Espero que la disfrutéis.

3 de febrero de 2011

Whole Kitchen Magazine

Este mes de febrero he participado en el nº4 de Whole Kitchen Magazine. Me ha hecho muchísima ilusión preparar las recetas para la revista, que es sin duda preciosa y está cargada de buenas y ricas ideas. No me cabe la menor duda de que el círculo se irá haciendo más y más grande cada mes, Whole Kitchen se lo merece.
Beatriz y Silvia son fantásticas y lo digo con conocimiento de causa porque he podido compartir con ellas algunos momentos. Son divertidas, encantadoras, creativas y puedes pasarte horas y horas hablando con ellas que ¡los temas no se agotan! Me ha encantado la experiencia de colaborar con mis niñas malagueñas.
Os invito a disfrutar del magazine.

26 de enero de 2011

41º, cócteles y snacks

A estas alturas mucha gente de Barcelona ya habrá podido visitar el 41º, el nuevo proyecto de Ferrán y Albert Adrià, situado en la Avenida Paralelo. Hace apenas un par de semanas que ha abierto sus puertas y parece ser que las colas y el tiempo de espera son impresionantes, de ahí que piense que media Barcelona ya ha probado los deliciosos cócteles y snacks de los hermanos de El Bulli.
El pasado jueves al salir de la escuela, mis compañeros de fogones y yo pusimos rumbo al 41º, con ganas de tomarnos algo y ver lo que por allí se cocía. Llegamos a las 20.30h y tuvimos que esperar unos 10 minutos hasta que nos diesen sitio en la barra, el mejor lugar para ver de cerca el ritmo del local.

El lugar no es muy grande y tiene un aire moderno-industrial pero que no resulta frío. Estaba a tope pero no resultaba incómodo ya que teníamos nuestro espacio bien delimitado y taburetes, así que era el momento de disfrutar.
Pedimos cócteles, un gin fizz en mi caso, un par de copas de cava y algunos snacks para probar entre todos. Empezamos con unas esfera de olivas con anchoas y unas galletas de miel con cacahuetes, ambos buenos.

Después llegaron unas esferas de mozzarella y albahaca. Ricas pero, según mis expertos compañeros en productos italianos, un poco amargas. Las cortezas de cerdo no me parecieron nada sorprendente y, para mi gusto, picaban demasiado.

Los pistachos con yogurt nos gustaron a todos, una muy buena mezcla de sabores que no te esperas. Además, la presentación es genial, usando un tronco a modo de bandejita. Los rollitos de algas crujientes con quinoa son una maravilla, están riquísimos y nos quedamos con ganas de más. Creo que es uno de los mejores snacks que probamos.

Y por último, probamos el corte helado de parmesano, una auténtica delicia que disfrutamos todos.

Me gusta el concepto de cócteles y snacks. Me gusta que los que no hemos tenido la suerte de visitar El Bulli podamos acercarnos un poquito a sus snacks. Una copa antes o después de cenar, en un local agradable y en una zona que necesita este tipo de impulso. Para aquellos amantes de las coctelerías, entre los que me incluyo rápidamente, la fórmula resulta muy atractiva. El único "pero" es que quizás los precios de las bebidas son un poco altos en comparación con los snacks, que creo que, para estos tiempos, son bastante ajustados.

Las colas y la espera me imagino que irán bajando con el tiempo, ahora es la novedad y todos queremos conocer el 41º. Cuando abran Tickets, el bar de tapas contiguo y también de los Adrià, donde si se pueden hacer reservas, podremos hacer un completo.